¿A quién pertenece el código fuente de una app?

¿A quién pertenece el código fuente de una app?

Imagina el siguiente escenario: un cliente encargó desarrollar en su día una aplicación a un programador y, por el motivo que sea, no quiere seguir trabajando con él y te ha pedido a ti que le hagas una modificación a dicha app. Como es normal, le dices que para ello necesitas el código fuente de la aplicación y que por favor contacte con el anterior desarrollador, el cual, para sorpresa del cliente, le dice que el código fuente le pertenece a él como programador y que como es su propiedad intelectual no se lo va a entregar.

Por desgracia ese escenario suele suceder muy a menudo y lo he visto varias veces con clientes míos, los cuales se enfrentan a estos problemas de no tener el código fuente de su app.

  • Estas atado al desarrollador inicial. Cualquier modificación, corrección de fallos o actualización tendrás que hacerla a través de ese desarrollador y esto puede llegar a ser muy problemático ya que el desarrollador puede subir el precio, ponerse enfermo, estar ocupado con otros proyectos o, simplemente, no dar señales de vida en tiempo, algo muy común entre los freelancers.
  • Conseguir inversores o vender tu proyecto sería prácticamente imposible porque siempre quedará en el aire la pregunta de quién posee la propiedad intelectual del código fuente de la app.

Aspectos Legales

Nota: Yo no soy abogado y, aunque si que he consultado éste tema con alguno, si te ves en esta situación debes acudir a un abogado experto en delitos contra la propiedad intelectual y que te asesore correctamente.

Por norma general, el autor de un contenido es el dueño del copyright, siendo el autor, en el caso del desarrollo de software, la persona que está al teclado del ordenador escribiendo el código.

Sobre dicha norma hay una excepción y es cuando el autor del contenido lo está haciendo como empleado o contratado por otra persona o empresa, siendo aquí esa persona o empresa quien tiene los derechos sobre el código fuente.

Sin embargo, cuando se utilizan freelancers o sub-contratados, esto ya no está tan claro, y de ahí la importancia de dejar siempre por escrito mediante un contrato a quién pertenece el código fuente y todos los puntos que se consideren necesarios.

Mi Opinión Personal

Si contrato a alguien para que me haga una casa, al finalizar el trabajo quiero las llaves de la casa y que esté a mi nombre. De la misma forma, si pago a alguien para que desarrolle una aplicación por o para mi, lo que espero es que al terminar me entregue el código fuente de la misma.

Al igual que eso es lo que yo quiero para mi, yo tengo esa política con mis clientes. Simplemente se hace una excepción cuando el cliente solicita una app basada en una de nuestras plantillas ya pre-programadas, en cuyo caso la propiedad intelectual de la plantilla pertenece a mi empresa ya que no ha sido programada a medida para él.

Recomendación

Si has sub-contratado el desarrollo de una aplicación, ten una charla bien clara sobre la propiedad del código fuente como parte de la negociación. Si no estás de acuerdo con su política sobre el código fuente no trabajes con esa persona y busca a otro. Si en cambio decides contratarle, asegúrate de que en el contrato está especificado que tú serás el dueño del código fuente en exclusiva.

Artículos Relacionados
Comentario ( 1 )
  1. Desarketing
    13 abril, 2015 at 10:24 am
    Responder

    Excelente aporte Mr. Vicente

    Lamentablemente ocurre muy a menudo y siempre suele traer quebraderos de cabeza… Comparto tu recomendación.

Dejar un Comentario